lunes, 10 de octubre de 2011


La frase "sembrar el petróleo" no es de mi preferencia. Me parece un error. Eso lo está haciendo Chávez. Toma el dineral proveniente de Pdvsa y compra empresas. Cementeras. Cabilleras. Lecheras. Papeleras. Marineras. Supermercaderas. Está sembrando. Espera cosechar. Siembra en todo el mapa económico excepto en petróleo. La producción baja.

La tecnología se atrasa. Sigue sembrando. Pues, no señor, así no es la cosa.

¿Qué hacen Microsoft y Apple? ¿Dónde siembran? ¿Estuvo Steve Job, acaso, sembrando los recursos provenientes de su empresa en cabillas, en cemento, en aviones? ¿Está Bill Gates invirtiendo en papeleras, en supermercados, en hotelerías? No señor. Esos señores, capitanes y magnates, de los más exitosos en la historia de la humanidad, verdaderos innovadores que nos cambiaron la vida para siempre, siempre invirtieron en lo que llaman el "core business", es decir, en el mismísimo corazón de sus negocios. IPad, IPhone, IPod y cuando I-vaina pudiera. En Microsoft: Youtube, Office, Power Point y demás yerbas.

Tenemos ventajas comparativas internacionalmente.

Nuestra situación geográfica.

Nuestra cercanía a los principales consumidores de petróleo del mundo. Salida al mar.

Abundancia de reservas probadas. Precios altos. Habíamos desarrollado ventajas competitivas. Procesos de transformación de crudos pesados. Invención de nuevas tecnologías y productos como la orimulsión. Existencia de Intevep, que era un centro de sesudos científicos que producían teoría petrolera.

Ahora Pdvsa no invierte en su "core business". La producción baja. La inversión baja. El empleo sube vertiginosamente, de 20.000 trabajadores en el año 2003 a 115.000 en el año 2011.

Menos producción y más trabajadores. Menos inversión y más burocracia. Menos tecnología y más diversificación en negocios no petroleros. Casas, comida, carreteras, vehículos, teatros, plazas, etc. Vamos al despeñadero. Chávez nos está arruinando. Está sembrando el petróleo en el desierto. Pdvsa será pronto un erial.

Cuando lleguemos al gobierno se acabará ese ciclo infernal. Elevaremos la producción aceleradamente. Nos convertiremos en la principal empresa petrolera del mundo. En la principal empresa petroquímica del mundo. Los recursos, los beneficios provenientes del negocio del oro negro irán al presupuesto nacional y de allí a ministerios, gobernaciones y alcaldías para la satisfacción de las necesidades. Para el gasto social. Contrataremos el programa más ambicioso de reparación de infraestructura en la historia de Venezuela. Los 12.000 millones de dólares que Chávez gasta en armamento y regalos a los gobiernos parasitarios de Cuba, Bolivia, Nicaragua y Ecuador serán usados en beneficio de los venezolanos y nunca más en compra de votos, voluntades y conciencias.

Terminaremos la autopista de oriente. La llevaremos hasta Cumaná en un primer término. La autopista Lara-Maracaibo será la envidia de otros países. No habrá puente cojo ni túnel oscuro. Construiremos una superautopista hacia los llanos venezolanos.

Una vez que el petróleo esté bien sembrado y que vengan las cosechas, casi inmediatas, Venezuela despertará al progreso. Los sistemas de comunicación serán de los más avanzados. Vamos a inaugurar escuelas y liceos con edificaciones modernas e inteligentes. Todo centro educativo tendrá servicio Wi Fi. Y en materia de viviendas sustituiremos a chinos, uruguayos, cubanos, bielorrusos, sirios y rusos por las 500 principales empresas venezolanas. Así sí estaremos sembrando el petróleo. Viva Venezuela. Saludos.
Categories:

1 comentarios:

irmitaruiz dijo...

Que esperanzador este articulo, a medida que se avanza en el se enaltece el orgullo venezolano pues tenemos con que, solo queda decir amen. Es asi.

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!